Donald Trump, el azote del Sistema

Donald Trump in Florida
Analizamos el impacto del primer año de presidencia de Donald Trump.

Ya transcurrió una cuarta parte del período presidencial de Donald Trump, el tiempo suficiente para poder juzgar su desempeño hasta ahora.

Ha habido promesas cumplidas, promesas rotas y promesas ignoradas.

Además, el presidente llega a su primer aniversario con un 39% de aprobación en las encuestas, el más bajo de todos los presidentes de EE.UU. en su primer año.

Pero ¿ha cambiado algo en Estados Unidos con las políticas de Donald Trump?

Es un empresario sin experiencia política que cuando llegó a Washington dijo que “causaría impacto. ¿Lo logró?


Head shot of Trump smiling in front of an American flag. He is wearing a dark blue suit jacket, white shirt, light blue necktie, and American flag lapel pin.

1. Inmigración

La administración de Trump abordó el asunto de la inmigración bastante rápido con su polémica orden ejecutiva que cerraba la frontera del país a migrantes de una serie de naciones principalmente musulmanas. La orden fue rápidamente suspendida por las cortes.

Desde entonces, la Casa Blanca ha presentado dos nuevas órdenes migratorias, agregando algunos países a la lista de los que tienen el acceso prohibido -entre ellos Venezuela– y retirando a uno de su lista: Sudán.

  • ¿Por qué EE.UU. incluye a Venezuela, Corea del Norte y Chad en su nuevo veto migratorio?

Las últimas medidas, al menos hasta ahora, han resistido los desafíos legales.

Los esfuerzos anti inmigratorios también se han redoblado: hasta octubre de 2017 hubo 143.470 arrestos de indocumentados, un incremento del 30% respecto al año anterior.

Image caption Los 8 países sobre los que pesa el veto migratorio de EE.UU.

Trump también anunció el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (o DACA en inglés), establecido en la era Obama, que otorgaba estatus de residencia a unos 700.000 inmigrantes indocumentados que entraron a EE.UU. siendo niños.

La orden fue temporalmente suspendida por una corte y es tema de continuas negociaciones en el Congreso.

Trump está presionando para llevar a cabo cambios drásticos en el sistema de inmigración estadounidense, incluida la reducción del número total de inmigrantes y el fin del sistema de lotería de visas y está intentando limitar la capacidad de los actuales residentes estadounidenses para que lleven a sus familiares que residen en el extranjero al país.

Los demócratas, sin embargo, se resisten firmemente a estas medidas.

En cuanto al muro en la frontera con México -quizás la promesa más memorable de la campaña de Trump- aún sigue en duda su financiación y lo más probable es que el dinero para pagarlo salga del bolsillo de los contribuyentes estadounidenses y no de México.

¿Qué impacto ha tenido?

El presidente tiene una amplia autoridad en los asuntos de inmigración y fronterizos, y los ha utilizado, a pesar de que algunos tribunales han tratado de cortarle las alas.

Aún así, no hay nada que Trump desee más que pararse frente a un nuevo y resplandeciente muro en la frontera de México.


 El juez Neil Gorsuch fue nominado por el presidente Donald Trump para ocupar un lugar en la Corte Suprema.

Neil Gorsuch, durante su comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca.

2. Las cortes

Trump tuvo la oportunidad de dejar su huella en el máximo tribunal judicial del país pocos meses después de haber asumido el poder.

  • Quién es Neil Gorsuch, el nuevo magistrado conservador de la Corte Suprema de Estados Unidos y qué representa su elección

Pero los logros judiciales del presidente se extienden más allá de su selección de Neil Gorsuch para la Corte Suprema.

Los republicanos del Senado se han rehusado a confirmar a los nominados que presentó Obama para las cortes estatales y de distrito durante los últimos dos años de su mandato, lo que ha dejado un número sin precedente de cargos vacantes que deben ser llenados por Trump.

Todos estos jueces tendrán nombramientos vitalicios, lo que ha garantizado que después de un año en su cargo Trump ya ha logrado cimentar un legado conservador duradero en el poder judicial de EE.UU.

También es una razón por la que los republicanos están deseosos de mantener el control del Senado en las próximas elecciones de medio término.

Si los demócratas obtienen el control, la capacidad de Trump para colocar a su gente en la magistratura federal se vería drásticamente restringida.

¿Qué impacto ha tenido?

Con buena fortuna y fuerza de voluntad política, las estrellas se han alineado para que los conservadores pongan su huella en el poder judicial.

Algunos temían que no podría confiarse en Trump en lo que se refería a la selección de nominados, pero el presidente ha superado las expectativas.


 Los proyectos de infraestructura que prometió Trump han quedado relegados por el momento.

3. Infraestructuras

En su discurso inaugural, Trump subrayó un ambicioso nuevo programa de inversión en infraestructuras.

“Construiremos nuevas calles y carreteras, puentes, aeropuertos, túneles y ferrocarriles a lo largo de nuestra hermosa nación”, dijo.

“Sacaremos a nuestra gente de los subsidios del Estado y la pondremos a trabajar, reconstruyendo nuestro país con manos estadounidenses y mano de obra estadounidense”.

Desde entonces, el gran plan de infraestructura de Trump siempre se ha encontrado “a la vuelta de la esquina”. Y es que el Congreso y la Administración primero se centraron en la reforma a la salud y luego en la reforma de impuestos.

Por ahora la conversación sobre las infraestructuras se ha quedado en palabras vacías.

De hecho, la frase “es la semana de las infraestructuras”, se ha convertido en una broma común en Washington.

¿Qué impacto ha tenido?

¿Dónde estaría Trump hoy si hubiera comenzado su gobierno con un programa bipartidista de infraestructuras que hubiera sido recibido con apoyo público abrumador en lugar de prohibiciones de viaje y una mordaz y larga batalla por el sistema de salud?


 Trump no logró revertir el Obamacare en el Congreso pero en términos prácticos debilitó fuertemente el sistema creado por su antecesor.

4. Salud

Los esfuerzos de Trump en contra de la reforma de salud de Obama -la llamada Obamacare– para reemplazarla por un plan conservador sufrieron dramáticos fracasos legislativos.

Sin embargo, la administración dio pasos significativos para debilitar los fundamentos de la ley demócrata.

El presidente suspendió los pagos a las compañías aseguradoras que estaban destinados a asegurar a los estadounidenses más pobres y más enfermos.

Los congresistas republicanos también dinamitaron Obamacare rechazando el requisito de que todos los estadounidenses contraten seguros de salud.

La medida podría llevar a que los ciudadanos más sanos se queden sin seguro hasta que se enfermen, lo cual incrementaría las primas.

En octubre pasado Trump declaró que la adicción a los opiáceos es una emergencia de salud pública, pero no se han destinado más recursos para abordar la situación.

¿Qué impacto ha tenido?

Le ha tomado un año pero Trump está dando pasos hacia la derogación de Obamacare. No obstante, no ha avanzado en una propuesta que la reemplace.


Trump visitó al principal socio comercial de EE.UU. durante su primer año en el gobierno.

President Trump

5. Comercio

En reuniones con líderes extranjeros el presidente repetidamente enfatizó el comercio “recíproco” y alentó a las naciones amigas a comprar los productos hechos en EE.UU.

El presidente rápidamente puso fin a la participación de su país en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) e inició conversaciones con Canadá y México para reestructurar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyas negociaciones actualmente están bajo presión.

EE.UU. y Canadá también están metidos en una disputa comercial por la venta canadienses de varios productos, lo que llevó a los canadienses a presentar una queja formal contra EE.UU. ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Aunque Trump habló de confrontación con China durante su campaña, no ha habido acciones contra el mayor socio comercial de EE.UU. Mientras tanto, el déficit comercial estadounidense con China aumentó a US$35.400 millones en noviembre.

El déficit comercial total del país en noviembre fue de US$50.500 millones, el mayor en cinco años, lo que sugiere que el indicador total para 2017 podría alcanzar también el nivel más alto en cinco años.

Aunque Trump hizo campaña para cerrar la brecha comercial estadounidense, la expansión en el déficit puede atribuirse en gran parte al continuo crecimiento económico del país.

¿Qué impacto ha tenido?

Trump ha dado indicios de que tomará importantes medidas comerciales, pero el principal cambio en el primer año ha sido el freno abrupto al apoyo del país a la expansión del libre comercio mundial.


 Trump se ufanó de haber logrado el mayor recorte fiscal en la historia de EE.UU.

6. Reforma fiscal

Trump finalizó 2017 con un importante logro legislativo: una reforma fiscal, prometida en campaña, que reduce drásticamente los impuestos para las empresas y para muchos estadounidenses.

Se calcula que el costo total de los cambios fiscales será de cerca de US$1,5 billones en 10 años.

Sin embargo, algunos de los objetivos más ambiciosos de Trump fueron desechados: hay poco para estimular a las fábricas extranjeras a reubicarse en EE.UU.

También hay importantes perdedores con la reforma fiscal del presidente, principalmente individuos en los estados que pagan más impuestos, principalmente demócratas, que perderán la capacidad de deducir impuestos estatales y locales sobre el límite de US$10.000.

Trump está disfrutando de los anuncios recientes de grandes corporaciones de que transferirán algunos de sus ahorros en impuestos a sus empleados y clientes, aunque los sondeos continúan mostrando que muchos estadounidenses piensan que la nueva ley no les ayudará en sus finanzas.

¿Qué impacto ha tenido?

Trump puede adjudicarse el cambio más sustancial en la ley fiscal estadounidense en 16 años y haber puesto en efecto el tipo de reducción masiva a los impuestos corporativos que los republicanos habían estado buscando durante décadas.


 El controvertido oleoducto Keystone en Dakota del Norte recibió luz verde de Trump.

Donald Trump

7. Medio Ambiente

Durante el primer año de Trump hubo una reducción significativa en la cantidad de regulaciones federales y eso se notó especialmente en asuntos relacionados con el medio ambiente.

A poco de asumir, dio la aprobación final a varios proyectos para construir oleoductos, que habían sido demorados por años. También permitió la exploración de petróleo y gas en grandes áreas naturales de Alaska y en las costas de EE.UU. (con excepción de Florida, donde también gobierna un republicano).

La agencia medioambiental del gobierno (EPA, por sus siglas en inglés) también anuló normas aprobadas durante la era Obama que limitaban las emisiones de las plantas de carbón, aunque es posible que estos cambios sean frenados en las cortes.

Según el New York Times el gobierno de Trump buscó revertir al menos 60 normas federales relacionadas con el medio ambiente y por ahora tuvo éxito en 29 ocasiones.

El 1 de junio pasado Trump anunció que EE.UU. abandonaría el Acuerdo de París sobre cambio climático, aunque las metas que había acordado el país no eran obligatorias.

  • Donald Trump anuncia que Estados Unidos abandonará el Acuerdo de París sobre cambio climático

¿Qué impacto ha tenido?

El presidente Obama había dado importantes pasos para aumentar las normas federales sobre medio ambiente, a pesar de las objeciones republicanas en el Congreso. Ahora Trump está usando esa misma autoridad para revertirlas.


Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El primer año de Trump fue muy bueno para el mercado de valores.

8. Economía

El primer año de Donald Trump como presidente ha estado lleno de buenas noticias económicas. Como el mismo Trump suele notar, el mercado de valores está alcanzando niveles récord.

El desempleo, que alcanzaba el 4,8% cuando asumió, se redujo al 4,1%, su nivel más bajo en 17 años. El Producto Interno Bruto (PIB) alcanzó el 3,2% en el tercer trimestre de 2017, su punto más alto desde el primer trimestre de 2015.

Estas cifras están generando mucho optimismo económico. El Índice de Confianza del Consumidor alcanzó su nivel más alto en 17 años en noviembre pasado.

Sin embargo, mucho de este éxito se debe a medidas tomadas durante el gobierno de Obama, algo que reconocen la mayoría de los estadounidenses, según una encuesta de Quinnipiac que mostró que el 49% de quienes creen que la economía está en un estado “excelente o bueno” lo atribuyen a Obama, mientras que el 40% lo adjudica a Trump.

¿Qué impacto ha tenido?

Trump tiene la esperanza de que las buenas cifras económicas eventualmente convenzan a quienes no lo votaron de que sabe lo que hace. Tiene tres años más para tratar de convencerlos.


Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Los insultos públicos entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un preocupan a muchos.

9. Política exterior

Trump prometió durante su campaña una política exterior que pone a “EE.UU. Primero” y exige que los aliados hagan mayores esfuerzos financieros y militares.

Durante un discurso ante los aliados de la OTAN en Bélgica sorprendió al negarse a apoyar la cláusula por la que los socios de la organización se defienden mutuamente de agresiones externas.

Trump también intercambió insultos muy públicos con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, llamándolo “pequeño hombre cohete” y amenazando al país asiático con “fuego y furia”.

  • “También tengo un botón nuclear, más grande y más poderoso”: el desafiante mensaje de Donald Trump a Kim Jong-un

El uso más notable de fuerza militar durante el primer año de Trump fue el ataque con misiles contra una base aérea siria, en respuesta al uso de armas químicas por parte del gobierno de ese país.

Tanto en Siria como en Afganistán Trump ha dado libertad a sus generales para que continúen con sus misiones militares. Durante el año el llamado Estado Islámico fue derrotado en muchas zonas y su influencia fue limitada.

El presidente también amenazó con cortar la ayuda a Pakistán si no hace más para apoyar el combate de EE.UU. contra los militantes islámicos.

Trump puso a su yerno, Jared Kushner, a cargo de las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes pero su acción más dramática fue reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, lo que generó aplausos en ese país pero la condena de los palestinos y gran parte de la comunidad internacional.

  • Donald Trump anuncia que Estados Unidos reconoce oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel

¿Qué impacto ha tenido?

Si bien desde lo retórico Trump ha hecho declaraciones sobre política exterior más fuertes que cualquiera de sus antecesores, en términos de políticas reales no ha ocurrido el cambio de paradigma tan temido por algunos y deseado por otros.


 Para bien o para mal, Donald Trump es un presidente como ninguno antes.

President Donald Trump reacts before speaking at a rally at the Phoenix Convention Center on Tuesday, Aug. 22, 2017. (Alex Brandon/AP)

10. Cambio de tono

Nunca ha habido un presidente estadounidense como Donald Trump.

Nunca hubo un jefe de Estado que no tuviera experiencia política o militar ni tampoco hubo, al menos en tiempos modernos, alguien tan franco o disruptivo en la escena nacional y mundial.

Muchos de los simpatizantes de Trump buscaban justamente eso: votaron al candidato que les dijo que el sistema actual estaba roto y que los otros políticos eran falsos.

Pidieron algo diferente y es lo que obtuvieron.

Trump mismo afirma que está “definiendo la presidencia moderna” con su uso libre de las redes sociales, sus discursos improvisados en tono de campaña y su indiferencia a muchas de las tradiciones históricas de las política estadounidense.

En algunas cosas su presidencia ha sido convencional: su elección de jueces, recortes impositivos y esfuerzos por reducir las normas regulatorias son típicamente republicanos. Pero la manera de operar de Trump y su manera de comunicarse han sido únicas.

¿Qué impacto ha tenido?

Queda por ver si Donald Trump está cambiando de manera definitiva la forma de hacer política en EE.UU. Pero habiendo cumplido un cuarto de su mandato lo que queda claro es que la política en EE.UU. no está cambiando a Donald Trump.

Pier Paolo Pasolini y Donald Trump

     George Soros y el movimiento en contra de Donald Trump “MoveOn”
Sobre el voto industrial y rural que en parte condujo a Donald Trump a jefe de la Casa Blanca ya hemos escrito en caliente al día siguiente de las elecciones en Estados Unidos. Ahora, la historia va hacia adelante y vuelve, inexorablemente, con la misma dinámica del pasado. En las principales ciudades de América del Norte los “under 30“, apoyados por los pseudo-intelectuales y las personalidades del starsystem, han salido a las calles para manifestar su rabia contra The Donald. “Demócratas” que contestan una votación democrática. Hijos de Papá que juegan a hacerse los incendiarios. Probablemente si hubiera ganado la Clinton, los trabajadores, los ganaderos y los agricultores no habrían salido nunca a la calle, no tanto por indiferencia, sino porque cuando se trabaja duro se despierta temprano por la mañana. Pier Paolo Pasolini lo enseñó en sus “escritos corsarios” con ocasión de los enfrentamientos en Valle Giulia, cuando los estudiantes se enfrentaron de cara a la policía, iniciando aquel movimiento pseudo-revolucionario que
Fue el sesenta y ocho.
“Ahora los periodistas de todo el mundo (incluidos los de la televisión) les lamen (como todavía se dice en el lenguaje estudiantil) el culo. Yo no, queridos.
Tienen caras de hijos de papá.
Buena raza no miente.
Tienen el mismo ojo ruin.
Son miedosos, ambiguos, desesperados
(¡muy bien!) pero también saben como ser
prepotentes, seguros y descarados:
prerrogativas pequeño-burguesas, queridos.
Cuando ayer en Valle Giulia pelearon con
los policías, yo simpatizaba con los policías.
Porque los policías son hijos de pobres.
Vienen de las periferias, sean campesinas o urbanas”.
Donald Trump
Los versos de Pier Paolo Pasolini que desataron la ira de los estudiantes.
Y menos mal que los “ignorantes” eran los partidarios de Trump, condenados por unanimidad por no ser licenciados (una buena parte de estos). Con lo que cuestan las universidades en los Estados Unidos, ahora también la educación se ha transformado en un asunto de clase. Su culpa, según estos bienpensantes, sería la de no podérsela permitir. Paradójicamente, los semi-cultos, los culturizados, los literatos, prisioneros de la corrección política, y de la “cultura del lloriqueo” (Robert Hughes), pertenecientes a la gran familia liberal se han convertido en los campeones de una falta de liberalismo moral incluso antes que filosófico. La sabiduría de los no licenciados es infinita frente a las consignas esgrimidas por los manifestantes. Éstas son algunas reunidas aquí y allá de las fotografías que los muestran despotricando con pancartas: “Not my president”, No es mi presidente; “Hagamos de nuevo amar a América”; “Trump hace odiar a América”; “Love Trumps hate”, El amor vence al odio; “Impeachment para Trump”; “Not in my name”, No en mi nombre; “Never lose hope”, Nunca perder la esperanza; “Trump racista”; “Trump antisemita”; “Trump acosador”; “Black lives matter”, “Las vidas negras importan”; “Trump odia a las mujeres”; “Trump quítate el peluquín”.
Las protestas anti Trump en Nueva York
Hay un hilo conductor que une el pensamiento de Pier Paolo Pasolini con las técnicas modernas y sofisticadas de manipulación de masas. Entre los manifestantes hay quienes viven la contestación de buena fe, pero hay quien, los tontos útiles los llamaba Lenin, habría sido literalmente empujados por algunas llamadas aparentemente “desde abajo” para inundar las calles contra el nuevo presidente de los Estados Unidos. Junto al levantamiento espontáneo, aunque discutible, existiría una verdadera y propia movilización teledirigida desde arriba a través de una organización llamada “MoveOn-democracy in action“, y que incluye entre sus innumerables financiadores al magnate George Soros. Personaje conocido por su volumen de negocios en todo el mundo, pero sobre todo por haber apoyado a Hillary Clinton durante esta elección. Una vez más se aprovecha de los más débiles y vulnerables, en este caso los veinteañeros, mano de obra gartuita, para conquistar espacio económico y político que al final de la fiesta los dejará fuera del campo de decisiones. El legado pasoliniano debería ser tallado en el imaginario de todos: cuando nos movilizamos por un ideal, cualquiera que sea, preguntémonos siempre para quién estamos haciendo el trabajo sucio.

La culpa es como siempre de los bancos

      Verde significa arriba y rojo significa abajo en el mercado de valores. Últimamente ha habido muchos días rojos. Pero el verdadero color del mercado actual es el naranja, el color del copete del presidente Donald Trump. Porque para bien y para mal, este se ha convertido en el mercado bursátil de Trump. Hasta octubre, el prolongado mercado alcista fue llamado “Trump Bump”.

La caída en los últimos meses, particularmente desde el inicio de diciembre, es el “Trump Slump”.

Pocos rebatirían que Trump es una personalidad volátil al frente de una presidencia volátil.

Empero, en la mayor parte de su presidencia la volatilidad en el mercado estuvo por debajo de su media a largo plazo, con la excepción de un lapso en febrero y marzo.

La calma de los inversores parecía desconectada de la realidad. Pero las fluctuaciones aumentan cuando los precios tienden a la baja, y eso ocurrió en el cuarto trimestre de 2018. El índice de volatilidad de la Chicago Board Options Exchange llegó a 36 el día de Nochebuena, remontando desde 15 en el verano y principios del otoño.

Estados Unidos tiene un mercado de valores afín al hombre en la Oficina Oval. En este punto de la turbulencia cabe preguntarse en qué medida Trump ha afectado al mercado accionario, para bien durante el ascenso y para mal durante el declive. La pregunta opuesta es en qué medida ha afectado a Trump el peor año para las acciones desde 2008. ¿La caída del mercado lo castigará, haciendo que abandone algunas políticas y el lenguaje que ha encrespado a los mercados? ¿O lo inducirá a atacar el status quo con mayor ferocidad para demostrar que tiene razón y recuperar algo de esa magia del mercado alcista?

La opinión entre los economistas es que a los presidentes se les achaca demasiado mérito y culpa por los altibajos bursátiles. Eso tiene sentido. El hecho de que las acciones hayan tenido en promedio un mejor desempeño bajo presidentes demócratas no es una prueba de que ellos tengan un toque especial para los índices bursátiles.

Los principales índices bursátiles

Pero hay veces en que los presidentes sí importan mucho y esta es una de ellas. Los recortes de impuestos de Trump aprobados hace un año son un ejemplo. Beneficiaron al mercado de valores al impulsar las ganancias tras los impuestos de las empresas, que por supuesto apuntalan las valoraciones de las acciones. La agenda de desregulación de Trump impulsó los precios de las acciones. El gobierno publicó menos de veinte regulaciones “económicamente significativas” en 2017, frente a cien emitidas en 2016; la menor cifra desde el inicio de la administración Reagan, según el Centro de Estudios Regulatorios de la Universidad George Washington.

Algunos dirían que fue un error recortar los impuestos corporativos en un momento de creciente déficit, o suprimir regulaciones destinadas a proteger la salud y la seguridad del público. Pero los cambios ayudaron a los accionistas al elevar los precios. También ayudaron a las empresas que no cotizan en bolsa. “Este presidente ha sido más agresivo que cualquier otro anterior que podamos recordar a la hora de crear un buen entorno para las personas que dirigen sus propios negocios”, dice Jack Mozloom, vicepresidente sénior de asuntos públicos de Job Creators Network, un grupo de promoción de las microempresas con sede en Dallas.

Aquellos demócratas que odian reconocerle a Trump algo positivo son reacios a admitir que la tendencia alcista de la bolsa tuvo que ver con él, prefiriendo atribuir el alza a su predecesor, a la Reserva Federal o a la suerte. Pero es difícil ignorar el hecho de que las acciones subieron en los días posteriores a su elección y continuaron ganando terreno durante casi dos años. Ese es el Trump Bump, la escalada.

Incluso hay una teoría de por qué la volatilidad se mantuvo baja a pesar del caos generado por el propio Trump: dado que los inversores no pudieron leer las confusas señales de Washington, las ignoraron. “Un día la OTAN está obsoleta, otro día no. Un día China es un manipulador de divisas, otro día no”, escribieron en 2017 los economistas Lubos Pastor y Pietro Veronesi de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago en el sitio VoxEU.org, del Centre for Economic Policy Research. “Los mercados siguen escuchando a los políticos, pero les prestan menos atención que antes”.

Sin embargo, en algún momento a principios de octubre de 2018 algo se torció en el mundo bursátil. La pregunta es qué y quién tiene la culpa de ese cambio. Tras la fallida invasión de Bahía de Cochinos, Cuba, el presidente John F. Kennedy expresó “La victoria tiene mil padres, la derrota es huérfana”. Trump invirtió la frase de Kennedy. En una serie de tuits, se atribuyó el mérito del mercado alcista; y ahora que las acciones están cayendo, ha tratado de atribuirle a otros la culpa de la caída, incluidos los demócratas (por impulsar la investigación sobre Rusia en su contra) y Jerome Powell, su elegido para presidir la Reserva Federal.

En defensa de Trump vale decir que es cierto que la Fed de Powell no está haciéndole ningún favor a las acciones. A los inversores no les gusta el aumento de las tasas de interés. El desplome en vísperas de Navidad se produjo después de una declaración del 19 de diciembre del Comité Federal de Mercado Abierto que dejaba atrás la debilidad del mercado, citaba un crecimiento económico “fuerte” e indicaba que probablemente se necesitarían “más aumentos graduales” de las tasas.

Pero eso no exculpa a Trump. Aunque los mercados, como los elefantes descarriados, tienen mente propia, también es posible identificar formas específicas en las que Trump ha contribuido al declive bursátil. Su guerra comercial con China, en particular, ha puesto nerviosos a los inversores. La tregua de 90 días entre las dos naciones, acordada en la cumbre del G20 en Buenos Aires el primero de diciembre, ha hecho poco para animar al mercado accionario porque los inversores intuyen bien que las hostilidades pueden estallar de nuevo cuando finalice el alto al fuego en marzo. La relación precio-ganancia del S&P 500 ha caído un 13 por ciento desde septiembre. Trump, en general, fue la primera preocupación de los inversores institucionales en una encuesta realizada a mediados de diciembre por el banco de inversión RBC Capital Markets.

El índice S&P 500 cayó un 2 por ciento en las primeras horas del 3 de enero luego de un débil reporte de la actividad fabril en Estados Unidos y un recorte en los ingresos proyectados por Apple Inc. El CEO de Apple, Tim Cook, citó la desaceleración en China, agravada, dijo, por las tensiones comerciales, y los papeles de Apple cerraron el día en 142.19 dólares, una pérdida de casi 10 por ciento.

Los ataques de Trump contra Powell también podrían ser contraproducentes. Incluso algunos analistas que piensan que la Fed no debería elevar las tasas de interés dicen que los mensajes del presidente en Twitter podrían inducir a Powell a demostrar su independencia implementando alzas innecesarias. Y entre los inversores en bonos preocupados de que la Fed se someta al presidente, existe la expectativa de acelerar la inflación. Eso causaría que los precios de los bonos cayeran, lo que generalmente provoca que los precios de las acciones también bajen.

Trump arremete contra Powell y presiona a la Fed para que frene el alza de tipos

El estilo de liderazgo de Trump también se está desgastando. Su estrategia de mantener a las personas en la incertidumbre tal vez funcione bien con los enemigos, pero aparta a los amigos. “No sé de otro presidente que haya usado la incertidumbre como arma. Y por una buena razón: perjudica los intereses estadounidenses tanto como los extranjeros”, dice Steven Davis, profesor de Booth que ayudó a desarrollar un índice de incertidumbre de política económica. (El índice está cerca del décimo rango más alto en 34 años).

Es cierto que el mercado accionario no es la mejor medida para juzgar a un presidente. Las acciones pueden subir incluso si el presidente tiene un mal desempeño y bajar incluso si lo está haciendo bien. Por ejemplo, solo porque ser duro con China sea malo para algunas acciones tecnológicas no significa que sea un error. A la inversa, muchas de las cosas más problemáticas de Trump no se reflejan en los índices bursátiles, como la tosquedad del discurso público o el daño a las alianzas globales. Y algunas medidas potencialmente dañinas, como intentar relajar las normas sobre las emisiones de mercurio de las plantas de carbón, podrían impulsar ciertos títulos valores.

Con todo, hay cierta justicia en achacarle al presidente la caída del mercado de valores, simplemente porque él se colgó el milagrito de su alza como un éxito propio. Para él, la bonanza bursátil era obra suya, en la madrugada del 19 de diciembre de 2017 tuiteó “EL DOW SUBE 5000 PUNTOS EN EL AÑO POR PRIMERA VEZ. ¡HAREMOS A ESTADOS UNIDOS GRANDE OTRA VEZ!” “Él definitivamente cree que es una medida de su desempeño y del efecto de sus políticas”, dijo Corey Lewandowski, exjefe de campaña de Trump, en una entrevista en el Trump Hotel el 11 de diciembre.

A veces, Trump parece usar los anuncios presidenciales para impulsar el mercado. Las acciones subieron el 31 de diciembre, por ejemplo, tras un tuit en el que dijo que una llamada telefónica con el presidente chino Xi Jinping había salido bien. Pero esa táctica tiene sus riesgos: los inversores pueden reaccionar mal si la realidad no coincide con las expectativas. Incluso algunos de los más grandes partidarios de Trump ven su jactancia como un error. “Si vas a vincularte al mercado de valores, bajarás cuando éste baje”, señala Mozloom. “Como cuestión política, debería haber anticipado esto”.

El siguiente paso de Trump puede depender del siguiente paso del mercado de valores. Si se recupera rápidamente de lo que él llamó el 2 de enero un “pequeño revés”, este episodio se olvidará como un mal sueño.

Pero ¿qué pasa si el mercado sigue bajando o simplemente se queda en este nivel inferior? Una teoría es que eso fortalecería la mano de algunos de los asesores más moderados de Trump, quienes han tratado de alejarlo de acciones extremas advirtiéndole sobre las reacciones negativas del mercado, pues el presidente parece tener más respeto por el juicio del mercado que por el consejo de académicos y expertos.

Por otra parte, esa advertencia no ayudó a Gary Cohn, el exasesor económico de Trump, cuando intentó impedir que el mandatario impusiera altos aranceles a las importaciones de acero y aluminio. El enfrentamiento sobre los aranceles desembocó en su renuncia en marzo.

Ahora es el secretario del Tesoro Steven Mnuchin quien está en la picota. Una señal de que se sabe vulnerable es su intento desesperado de estimular los precios bursátiles al emitir una declaración el domingo antes de Navidad diciendo que los seis bancos más grandes del país tenían “suficiente liquidez” para otorgar préstamos. Ese es el tipo de declaración tranquilizadora que generalmente se reserva para una crisis. Trump expresó confianza en Mnuchin después de ese episodio, llamándolo talentoso e inteligente, pero puede cambiar de opinión.

https://i1.wp.com/deborahheiligman.com/wp-content/uploads/lost-in-america.jpeg

En la película Lost in America hay una escena en la que Albert Brooks encuentra a su esposa, interpretada por Julie Hagerty, en una ruleta en Las Vegas repitiendo maniáticamente “¡Vamos 22!” después de haberse jugado todos los ahorros a ese número. El equivalente para Trump sería empecinarse en políticas dañinas en la creencia (o la esperanza desesperada) de que a la larga funcionarán. Cuanto más cae el mercado accionario, mayor es la tentación de hacer algo drástico para que el rojo se vuelva verde. En teoría de juegos, esto se conoce como apostar por la resurrección.

Trump está lejos de ese escenario. Después de todo, el mercado sigue con ganancias desde su elección. Pero está prescindiendo de los asesores (el citado Gary Cohn, el exsecretario de Estado Rex Tillerson y el exsecretario de Defensa James Mattis) que intentaron evitar que se dejara llevar por sus impulsos más oscuros. Mientras tanto, el cierre parcial del gobierno se prolonga, la investigación de Mueller parece estar llegando a un punto crítico y los demócratas están listos para asediarlo ahora que tienen el control de la Cámara de Representantes.

El Trump Slump, el desplome, es un fenómeno más grande que una simple caída en el parqué bursátil. Pero cada día rojo en Wall Street es otro golpe para el presidente.

Con la colaboración de Joshua Green y Shawn Donnan*

El gatopardo

Qué grande es el cine - El gatopardo

Guiseppe Tomasi di Lampedusa moría en 1957 a causa de un tumor pulmonar por lo que no vió la publicación de su obra ni su posterior éxito. Había empezado a escribir “El Gatopardo” en 1954 su primera y prácticamente única novela. Desdenciente de una familia aristocrática siciliana, que de hecho es la misma que protagoniza la novela, tenía un carácter reservado y solitario abocado a la lectura y la meditación. Escribió algunas reseñas literarias y unos pocos cuentos. Hasta que en 1954 se decidió a escribir “El Gatopardo” obra que sin duda expresa la necesidad vital de transformar en literatura su experiencia familiar.

“El Gatopardo” es una historia que transcurre en Sicilia entre los años 1860 y 1910. El protagonista es Fabrizio Corbera, príncipe de Salina, aristócrata legendario, (basado en el bisabuelo del autor: Giulio IV de Lampedusa), su familia y el ambiente de les rodea, tanto social como por el momento político. Italia cambia, los Borbones, Garibaldi, los Saboya… Sicilia cambia poco.

Es fácil pensar que los Salina entran en decadencia por los cambios políticos, pero éstos cambios sólo aceleran el proceso. Fabrizio tiene siete hijos y sabe que no puede aprovechar ninguno, no es cuestión de fertilidad, sino de desgaste, de endogamia, de parálisis social. Por eso ascienden otros: Tancredi, Angelica, su padre. Sangre nueva con sangre vieja para evolucionar de alguna forma.

Tomasi describe magistralmente esa sociedad y lo hace desde la perpectiva de los cien años pasados, sabiendo cómo evolucionó todo. Su mirada es cariñosa y cruel, desesperanzada y crítica, alejada de toda vanidad mundana, con una valoración irónica después del paso de los años. Nadie va a salvarse, todos estan condenados; al olvido, a la desaparición, al desamor, o a la avaricia y la hipocresía. Y en cualquier caso todos están condenados por la muerte.

Yo la leí ya hace bastantes años y tenía un muy buen grato recuerdo. Cuando te ha gustado, siempre es peligroso volver a ella, pero en este caso me ha seguido pareciendo una obra maestra y he descubierto matices nuevos. Creo que su genialidad está en la distancia que se impone a los hechos y la amargura por su desenlace. Por la imposibilidad de ser feliz.

Normalmente pienso que una obra de ficción muy visual, que puede ser casi un guión cinematográfico, como sucede en este caso, es de per se poco interesante como lectura. Sin embargo, en este caso sucede algo especial y es que no deseas verla en cine, deseas verla en tu cabeza, sientes como una especie de traición por que alguién la lleve a la pantalla (Visconti, 1963) , está tan bien escrita, está todo tan claramente descrito que te parece estar allí mismo.

Hay una frase de “El Gatopardo” que es tremendamente conocida y se la dice Tancredi a su tio Fabrizio

“Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie” 

aunque a mí hay otra que me gusta mucho más:

“Sólo tenemos derecho a odiar lo que es eterno”

o esta otra que se refiere a los sicilianos

“Han venido a enseñarnos buenos modales; pero fracasarán, porque somos dioses”

Me gusta la forma que tiene Tomasi de acentuar el contraste: “salas de arquitectura magnífica y mobiliario asqueroso”, “fastuosamente mediocre”, “la cena en casa de los Salina se servía con el esplendor desportillado”,  “San Cono lucía sus mejores galas, desplegando con orgullo toda suerte de excrementos”, “ambos (Tancredi y Angelica) ofrecían el mas patético de los espectáculos; tan jóvenes y enamorados, dejándose llevar por la música, cada uno ciego para los defectos del otro, ambos sordos a las advertencias del destino…” Cuando el príncipe Salina antes de morir hace balance de su vida y concluye que de los setenta y tres años vividos, sólo dos o tres han valido la pena.  Y cuando al final, los restos apolillados del perro Bendicò, embalsamado cuarenta y cinco años atrás , son arrojados por la ventana:

“Mientras se llevaban a rastras el guiñapo (el perro) , los ojos de vidrio la miraron  (a Concetta -la última Salina-) con la humilde expresión de reproche que aflora en las cosas a punto de ser eliminadas, anuladas. Unos minutos después, lo que quedaba de Bendicò fue arrojado en el rincón del patio que el basurero visitaba cada día: mientras caía desde la ventana, recobró por un instante su forma: hubiera podido verse danzar en el aire a un cuadrúpedo de largos bigotes, que con la pata anterior derecha levantada parecía imprecar. Luego todo se apaciguó en un montoncinto de polvo ceniciento”

Pintada de "Viva Garibaldi" vuelve a lucir en Roma tras ser borrada

Candidato al Nobel de la Paz 2019

trump nobel

-Y con el dinero que gane, terminaré el muro….

Vamos termina de hacer la foto y llévate a éstos inmigrantes ilegales.

Si ya lo fue el negrata maricón, destrozando el Yemen

yo también seré Nobel

Trump VS La Bruja Satanica

El muro

¡Que coñazo con el muro me estais dando!

En el mundo hay montones de muros y solo os fijais en el mío, gilipollas!

Y eso que todavia ni lo he empezado a hacer, Bernardette…

En el mundo hay 65 muros transfronterizos levantados o en vías de construcción frente a los 16 que había cuando el de Berlín cayó en 1989.

He aquí una lista de los más recientes y los más importantes:

– Hungría: El muro transfronterizo más reciente es la obra del gobierno conservador húngaro, que ha iniciado la construcción de una barrera de 177 kilómetros a lo largo de su frontera con Serbia, después de recibir 80.000 demandas de asilo desde principios de año.

– Sahara Occidental: un muro de arena de 2.700 kilómetros separa desde los años 1980 el territorio del reino de Marruecos de las regiones controladas por los independentistas del Frente Polisario.

– Arabia Saudí – Irak: Los saudíes, ante la amenaza del grupo Estado Islámico, completan un muro de arena ya existente de siete metros de altura con una barrera de 900 kilómetros, 78 miradores, 8 centros de control, 32 centros de reacción rápida.

– Israel: la construcción de la barrera que separa Israel de los territorios ocupados empezó en 2002, con el fin de impedir los ataques palestinos. Sus detractores consideran que sirve para confiscar tierras y establecer una frontera de facto, en violación de la legislación internacional.

– Estados Unidos – México: El presidente Bill Clinton inició el refuerzo de la frontera en los años 90. El temor a las infiltraciones de miembros de Al Qaeda y ahora del Estado Islámico llevó a la construcción de una de las barreras más grandes y sólidas, mientras la inmigración ocupa un lugar primordial en la próxima elección presidencial.

– Grecia – Turquía: La mejora de las relaciones entre los dos países y la retirada de las minas colocadas en la frontera llevó a Grecia a convertirse en uno de los puntos de entrada importantes de la migración que aspira a llegar a la Unión Europea. En 2012, el muro Evros fue edificado en la frontera entre los dos países.

– Irlanda del Norte: En Belfast hay 99 “líneas de paz” que separan las comunidades católicas y las protestantes. La más antigua se remonta a 1969. Pero pese a la firma de los acuerdos de paz, ha aumentado tanto el número como el tamaño.

– España – Marruecos: los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en la costa marroquí están rodeados de vallas difíciles de cruzar. Muchos candidatos a la emigración han muerto al intentar saltarlas y otros murieron por las fuerzas marroquíes.

– India – Bangladés: desde 1993, India rodea a Bangladés con una alambrada para reducir la tentación de la emigración. Ello ha llevado a conflictos sobre el trazado exacto de la frontera y al abandono de unas 100.000 personas en tierra de nadie, cortados de todos los servicios públicos.

– Chipre: Un muro sigue cortando en dos la capital de Nicosia, entre las dos mitades griega y turca desde la invasión turca de 1974.

 

2. Ceuta y Melilla

Inmigrante herido por las concertinas o alambres con cuchillas en Ceuta

Los alambres con cuchillas nunca fueron retirados de Ceuta y siguen causando heridas.

Para evitar la entrada masiva de inmigrantes africanos España decidió construyó a finales de los 90 dos barreras físicas en Ceuta y Melilla.

En 2009 una persona murió desangrada por alambres de cuchillas en la valla de Ceuta.

Estas ciudades autónomas ubicadas en territorio africano, al otro lado del estrecho de Gibraltar, representan la entrada más directa a Europa desde África.

La inclusión de cuchillas que generan heridas profundas ha sido uno de los aspectos más condenados de este muro, formado por dos vallas de seis metros de altura y un tendido de alambres tridimensional intermedio de tres metros.

3. Cisjordania

Joven palestino intenta escalar el muro en Cisjordania

La barrera que divide el territorio entre Israel y Cisjordania, que comenzó a construirse en 2002, está formada por vallas, alambradas, zanjas y placas de cemento de hasta ocho metros de alto.

Algunas secciones tienen también “zonas de separación” de hasta 60 metros.

Image caption ONGs y palestinos han denunciado al muro como un mecanismo de apropiamiento ilegal de más tierras.

Israel defiende el muro como un mecanismo para garantizar la seguridad de sus ciudadanos.

Pero los palestinos y organizaciones internacionales lo denuncian como un “muro de apartheid” que ha llevado además al apropiamento ilegal de más tierras.

4. Irlanda del Norte

Pintura en un muro en Belfast

Las 99 llamadas “líneas” o muros de paz de la capital Belfast comenzaron a ser levantadas hace 40 años para evitar la violencia entre católicos y protestantes.

Sus dimensiones varían desde unos pocos centenares de metros hasta cinco kilómetros.

 Muchos residentes de Belfast dicen sentirse más seguros con los muros.

“Están en áreas en las que los nacionalistas (que quieren vivir en una Irlanda unida), y los unionistas (que quieren seguir siendo parte de Reino Unido), viven en zonas contiguas. Existen interfaces o portones de comunicación que se cierran durante la noche y en épocas tensas”, explicó Andy Martin, corresponsal de la BBC en Irlanda del Norte.

A diferencia de muchos otros muros, los de Belfast cuentan con apoyo de muchos residentes.

5. Las dos Coreas

La Zona Desmilitarizada de las dos Coreas (ZDC) es una franja de territorio de cuatro kilómetros de ancho por unos 250 kilómetros de largo, que divide a Corea del Norte y Corea del Sur. 

 La franja entre las dos Coreas fue creada en 1953, cuando tuvo lugar la guerra que dejó cerca de tres millones de víctimas.

La franja fue creada en 1953, cuando un armisticio puso fin a la guerra entre las dos Coreas que dejó más de un millón de muertos.

Un efecto inesperado ha sido el florecimiento en esa zona no habitada de una de las reservas de biodiversidad más ricas de toda Asia.

6. Arabia Saudita-Irak

Rey Abdullah

Cerca de la mitad de la frontera de 900km entre Arabia Saudita y su vecino del norte, Irak, es con la provincia iraquí de Anbar.

 El rey Abdalá de Arabia Saudita ordenó “todas las medidas necesarias para proteger al reino de grupos terroristas”.

Y en esa provincia es donde combatientes del grupo yihadista autodenominado Estado Islámico se mueven con libertad, según el corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner.

Estado Islámico ya controla gran parte del oeste de Irak y está efectivamente a la puerta de Arabia Saudita, por lo que el reino está alerta.

Físicamente la frontera parece estar asegurada. Desde 2006 Arabia Saudita ha estado reforzando las barreras existentes con un sistema de vallas altas con alambre de púa, patrulladas desde puestos de observación y bases militares, según Gardner.

7. Sahara Occidental

Hombre cerca del muro construido por Marruecos en el Sahara Occidentala

Con más de 2.700 metros de longitud, es considerado el segundo muro más largo del mundo después de la Muralla China.

 Las paredes defensivas construidas por Marruecos en el Sahara Occidental tienen una altura de entre dos y tres metros.

El Sahara Occidental es una zona disputada por sus pobladores originales –los saharauis– y Marruecos, que ocupó ese territorio en 1976 luego de que España, la potencia colonial ocupante, se retirara.

Al apropiarse del territorio, Marruecos decidió construir un muro en el desierto para defenderse del Frente Polisario, un movimiento político y militar que busca su independencia de Marruecos y la autodeterminación del pueblo saharaui.

El muro es en realidad un conjunto de seis paredes defensivas. Tiene una altura de entre dos y tres metros y tiene partes de arena, otras de piedra, alambres de espino y minas.

8. Chipre

Adolescentes frente a una alambrada en Chipre

En 1964 se definió la barrera que partió Chipre en dos, separando a los grecochipriotas en el sur y los turcochipriotas en el norte de la isla.

Una década después, este muro se convirtió en una frontera infranqueable tras la guerra entre ambas comunidades en 1974.

 El muro se convirtió en una frontera infranqueable tras la guerra entre ambas comunidades en Chipre en 1974.

La alambrada se extiende 180km y existe una zona de exclusión entre ambas comunidades (conocida como Línea Verde) bajo control de las fuerzas de paz de la ONU.

Esta “tierra de nadie” tiene un ancho que oscila entre tres metros y 7,5km.

Tras la caída del muro de Berlín, Nicosia es la única capital dividida del mundo.

9. India-Pakistán

Soldados patrullando la frontera entre India y Pakistán

La frontera que comparten India y Pakistán, ambas potencias nucleares, es una de las más inestables del planeta.

 Muros y alambradas se extienden por casi la mitad de los 2.900 kilómetros de línea fronteriza.

Muros, alambradas o fortificaciones se extienden por casi la mitad de los 2.900 kilómetros de línea fronteriza.

A finales de la década de los 80, India comenzó a levantar la barrera con el argumento de “combatir el terrorismo”.

Un motivo frecuente de tensión es la valla de alambres, combinados con minas y alta tecnología, conocida como Línea de Control, erigida a casi todo lo largo de la frontera de facto en Cachemira, no reconocida por Pakistán.

India y Pakistán se enfrentaron en tres guerras por el territorio de Cachemira, en 1947, 1965 y 1999.

10. Kuwait-Irak

Soldado de Kuwait en la frontera con Irak

La delimitación entre Irak y Kuwait con barreras de diverso tipo fue una consecuencia directa de la invasión de Kuwait por parte del entonces gobierno de Saddam Hussein en 1990.

 Las barreras entre Kuwait e Irak son una consecuencia directa de la invasión por parte del gobierno de Saddam Hussein.

La primera de ellas empezó a construirse en 1991 por iniciativa de Naciones Unidas para evitar una nueva invasión iraquí.

Tiene 190 kilómetros de longitud y se compone de una cerca electrificada, alambre de púa y muros de arena.

En 2004 Kuwait empezó a instalar una nueva barrera de 217km. El argumento fue que era necesario proteger la frontera norte del país.

11. Uzbekistán: alambres de púas, minas y cercas electrificadas

Familias en la frontera de Uzbekistán

Uzbekistán ha colocado barreras en gran parte de sus fronteras. El objetivo es, según las autoridades, evitar el ingreso de insurgentes.

 Buena parte de los 1.100 kilómetros de frontera que Uzbekistán comparte con Kirguistán están demarcados por barreras de alambre.

En 1999, tras un atentado en la capital, Tashkent, el gobierno uzbeko defendió las barreras como una forma de impedir que militantes del radical Movimiento Islámico de Uzbekistán se infiltraran en su territorio.

Buena parte de los 1.100 kilómetros de frontera que Uzbekistán comparte con Kirguistán están demarcados por barreras de alambre.

En su límite sur, Uzbekistán linda con Afganistán. La barrera de alambre de púa está respaldada por una cerca electrificada.

En la frontera con Tajikistán, de unos 1.500 kilómetros de longitud, la barrera de alambre de púas está reforzada por minas antipersonales.

Estos son solo algunos de los muros de  los que no habla el periodismo de mierda para evitar hablar de lo que no quieren que sepais que son los verdareros problemas de vuestro país…

Los principales muros fronterizos que hay en el mundo

Los 70 muros contra inmigrantes que ya existen

El mayor muro del mundo asfixia a Bangladesh

muro.jpg

 

https://donalltrump.files.wordpress.com/2017/03/5ab71-divisordorado11-debrujamar-junio0611.gif?resize=219%2C219

 

Contrato

Firma de contrato

Ocho años antes

El contrato

Aquello no estaba pasando.

Me negaba a creer que estuviera ocurriendo de verdad.

Si hace un año alguien me hubiera dicho que acabaría en la lúgubre habitación del despacho de un notario, a punto de firmar un matrimonio de conveniencia con un hombre al que no conozco, posiblemente pensaría que esa persona no estaba bien de la cabeza; sin embargo, ahí me encontraba, repasando las múltiples cláusulas que iban a condenarme de por vida.

—Las condiciones de este contrato prescriben dentro de veinticinco años, si transcurrido ese tiempo usted quiere tomar un camino diferente estará en su derecho de hacerlo sin tener que hacer frente a la deuda.

Levanté la vista del papel para mirar al notario con la expresión más seria que pude mostrar.

—De aquí veinticinco años tendré cincuenta. ¿Cree que servirá de algo el camino que tome a partir de entonces?

—No lo sé, señorita, únicamente me veo en la obligación de informarle punto por punto de todas las condiciones del acuerdo, la decisión es suya. No está sometida a coacción, puede negarse y no le pasará nada.

Suspiré con resignación y pasé una página del enorme dossier que había depositado en la mesa frente a mí.

—Bien –continuó señalando los puntos clave con su bolígrafo plateado–, cuando se haga efectivo su matrimonio irá a vivir a la residencia de E. Walter Blanch, en Escocia. Allí dispondrá de total libertad para disfrutar de la finca de dos mil setecientos metros cuadrados. Todos sus gastos estarán cubiertos desde el primer momento y jamás se le privará de ningún privilegio. Ahora, si presta atención al segundo apartado… –pasó una página del grueso dossier y señaló el párrafo que pretendía explicar con más detalle–habrá una serie de condiciones que debe cumplir.

—¿Más condiciones? –el joven notario frunció los labios y emitió un leve suspiro, pero decidió obviar mi comentario y continuar con su cometido.

—La primera y más importante es que será fiel a su futuro esposo y bajo ningún concepto podrá mantener relaciones extramatrimoniales con otras personas. Tampoco podrá abandonar la residencia sin consentimiento de su esposo, deberá cumplir estas cláusulas durante un periodo mínimo de veinticinco años, de no ser así, el señor Walter podrá demandarla y se verá obligada a pagar una elevada suma que equivale al total de todos los gastos invertidos hasta la fecha y a partir de ahora. En caso de no poder asumir dicha deuda, se procederá al embargo de la residencia familiar ubicada en Barcelona, así como todos los bienes adquiridos, e incluso podría ir a la cárcel por incumplimiento de contrato un periodo mínimo de cinco años y no superior a diez.

—¡Esto es una locura! –exclamé dejándome caer bruscamente contra el respaldo de la silla– ¡Ni siquiera conozco a ese hombre! Podría ser un degenerado y me vería obligada a estar esclavizada de por vida –alcé la mirada para encontrarme con los expresivos ojos negros del notario–. Le he buscado, ¿vale? He estado buscando en internet y no hay un solo perfil que corresponda a ese nombre, solo vaga información proporcionada por la prensa acerca de sus negocios y que tiene treinta y ocho años, ¡trece años más que yo! ¿Sabe usted lo que es eso?

—Entiendo que hay una diferencia de edad y… supongo que puedo comprenderla –alegó intentando ponerse en mi lugar–, por eso insisto que si no acepta no habrá ninguna repercusión para usted, es más, está en todo su derecho.

—Sí, pero si renuncio mi… –me mordí el labio inferior, no estaba segura de querer descubrir ese detalle, el detalle más importante de mi vida, el que me había arrastrado irremisiblemente a esa situación– lo siento –me resigné con pesar–, tiene razón, siga con las condiciones, por favor.

El notario asintió y siguió hablando durante horas, pero yo ya estaba en otro lugar, mi mente se encargó de trasladarse a mi breve etapa universitaria, esos serían a partir de ahora la mejor época de mi vida. Con este acuerdo todo lo que conocía, había acabado. Ahora me veía empujada a sobrevivir en un futuro incierto, lejos de mis amigos, de mi familia… lejos de todo lo que amaba.

Contuve  las ganas de llorar y me centré en uno de los pocos momentos felices de mi pasado:

 

—¡Marcos, cógeme! –dije intentando aguantar el equilibrio sobre la tabla de surf.

—Esto lo tienes superado, hermanita, procura no caerte, aguanta al menos hasta que te saque una foto.

—¡Maldita sea, Marcos, estoy a punto de carme! ¡No me sueltes!

Marcos rió y me dejó sola, intentando sortear las leves sacudidas de las olas que amenazaban con tumbar mi tabla.

—Preparada…, lista… ¡ya! –sacó la instantánea y mi cuerpo se desplomó como un castillo de naipes quedando sepultado bajo el agua.

Los brazos fuertes de Marcos me sujetaron haciéndome emerger hacia la superficie, cogí una enorme bocanada de aire y empecé a reír de su cara de susto.

—¡Ves! Te dije que me caería.

—Al menos he podido sacarte la foto antes de que lo hicieras–cogió la cámara para mostrármela con orgullo–, vaya –suspiró resignado–, pues no ha salido.

Empezamos a reír con complicidad, y es que mi hermano y yo siempre habíamos estado muy unidos, junto a él me sentía protegida y tan querida… No hacía falta que me lo pidiera, siempre supe, incluso antes de ese instante, que habría hecho cualquier cosa por él.

Nuestra felicidad se interrumpió cuando Marcos se centró en dos figuras masculinas que se acercaban desde la lejanía, se puso tenso y me apartó antes de empezar a caminar hacia la orilla.

—¿Qué ocurre? –requerí extrañada por su repentino cambio de humor.

—Nada –me miró con una sonrisa afectada–, quédate ahí, ¿quieres? Enseguida vuelvo.

Marcos siguió a esos hombres con la mirada mientras yo los estudiaba desde la lejanía. ¿Quiénes eran? ¿Por qué le buscaban? ¿Por qué él parecía tan tenso? Había muchas cosas que desconocía en ese momento, y no podía negar que inmersa en mi ignorancia, era feliz. Pero esa felicidad no duró mucho, un par de semanas después descubrí que el mundo idílico que había a mi alrededor no era tan perfecto como creía, y que Marcos, mi adorado hermano, tampoco era la persona que creía.

 

—¿Entiende todo lo que le he dicho? –la voz del notario me hizo reaccionar y regresar al presente.

—Perdón, ¿qué decía?

—Decía que esas son todas las condiciones del acuerdo, si quiere un tiempo para pensárselo y revisar a conciencia el contrato, estaré encantado de citarla en otro momento.

—No, ehhh… creo que no hace falta –asentí con convencimiento y arrebaté el bolígrafo de su mano, dispuesta a firmar.

—Señorita, ¿está completamente segura de lo que va a hacer, verdad? ¿Necesita que profundicemos un poco más sobre algún punto en particular?

—No hará falta, gracias. La decisión ya está tomada.

Estampé mi rúbrica en todos y cada uno de los documentos y le entregué el dossier con rapidez. Cuanto menos vueltas le diera, mejor.

El notario adjuntó a ese documento el informe psicológico al que tuve que someterme días antes para certificar que el contrato había sido firmado en pleno uso de mis facultades mentales, otra esteticidad más del hombre sin rostro que pretendía convertirme en su esposa los próximos veinticinco años.

—Le entregaré una copia lo antes posible, en cuanto el juez lo apruebe, y… mi más sincera enhorabuena– dijo dibujando una forzada sonrisa en su rostro afable–, a partir de ahora será la señora Walter.

Apreté los labios con fuerza, no quería derrumbarme mostrando mi debilidad.

—Así que eso es todo –terminé levantándome de mi asiento–, desde este momento dejaré de ser una mujer libre.

El joven notario me miró, y seguidamente siguió guardando los documentos en su cartera, colocándolos meticulosamente en su interior para que no se arrugaran.

—¿Sabe una cosa? –preguntó centrando su atención en lo que estaba haciendo– James Mullen dijo una vez que la libertad, al fin y al cabo, no es sino la capacidad de vivir con las consecuencias de las propias decisiones. Usted ha decidido libremente cómo enfocar su vida y si por algún motivo desea tomar un camino distinto al que ha emprendido, siempre puede retroceder –terminó de guardar los papeles y me miró con mucho interés–. Un trozo de papel no es una cadena, ni siquiera el dinero lo es.

Me sonrió con amabilidad y abandonó la habitación dejándome a solas. No pude contener por más tiempo las emociones y como una niña pequeña, derramé las lágrimas que había estado reprimiendo durante toda la mañana. Simplemente dejé que los sentimientos afloraran como un fresco torrente invadiendo mi rostro, aceptando, como el notario había dicho, las consecuencias que implicaba mi decisión, consciente de que aunque había vuelta atrás, a partir de ese momento nada volvería a ser igual.

modelo contrato de concesion

La luna de miel

La bién pagá

Rajoy: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”.

Estos tipos cobra mas que yo.

Mariano Rajoy brinda con unas cañas con la periodista Ana Rosa...
El 16 de Junio los conquenses tuvimos el honor de recibir a nuestra querida Presidenta, quien amablemente nos dedicó una copla. Sus sumisos siervos se lo agradecen.

Moncloa decidió costear los cuidados del padre de Rajoy para evitar a la familia facturas de 3.600 euros

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy (2d) conversa con su padre, Mariano Rajoy Sobredo (d); el escritor, Baldomero Cores Trasmonte (i) y el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán tras asistir a la presentación de un libro sobre su abuelo, Enrique Rajoy Leloup, uno de los impulsores del Estatuto de autonomía de Galicia de 1936. EFE/Marta García

        La familia pagó solo un mes de cuidados durante la hospitalización de Mariano Rajoy Sobredo hasta que Presidencia encontró una fórmula para encargar la tarea a dos funcionarios eventuales
El Gobierno insinúa que Rajoy paga los cuidados de su padre apoyándose en una factura antigua y que se refiere a un periodo de poco más de un mes
El Ejecutivo tendrá que explicar en el Parlamento si solicitó un informe para acreditar la legalidad de cargar al erario público los gastos generados por la asistencia y acompañamiento del padre del presidente,.-

Mariano Rajoy decidió cargar al presupuesto de La Moncloa los gastos de atención de su padre tras comprobar la importancia de las facturas que se le venían encima. La familia del presidente conocía de primera mano el esfuerzo económico que suponía la contratación de varias personas para realizar labores de acompañamiento y asistencia a Mariano Rajoy Sobredo, tras asumir ese coste por espacio de poco más de un mes. La factura más alta que abonaron personalmente fue de 3.600 euros, según ha podido comprobar el diario.es de fuentes de la empresa prestataria del servicio. Y fue pagada mediante transferencia bancaria por Rajoy Sobredo en abril de 2014.

La compañía responde al nombre El Bastón S.L y los Rajoy acudieron a ella de urgencia tras la hospitalización del padre del presidente en 2014. A las pocas semanas de iniciar el servicio en el Hospital de la Paz, la empresa recibió el encargo de elaborar un presupuesto que analizase el gasto que supondría continuar con los cuidados cuando el enfermo recibiese el alta y se instalase de nuevo en el Palacio de La Moncloa. El encargo fue realizado por el jefe de los servicios médicos de La Moncloa, no por la familia.

“Vamos a buscar otra fórmula”. Es la respuesta que los servicios médicos de Presidencia le dieron a la empresa de atención a domicilio ante una propuesta económica en la que se preveía un gasto de entre 3.600 euros (para cuidados que cubriesen el día) y 5.000 euros para una cobertura que incluyese las noches. Esa otra fórmula consistía en la contratación de dos funcionarios eventuales que, según fuentes del complejo presidencial, reciben el refuerzo nocturno de una enfermera adscrita al servicio médico que trabaja al servicio del presidente y su familia.

La Moncloa se ha apoyado en la existencia de facturas a nombre de la familia para eludir comentarios sobre el aspecto principal de la noticia que este miércoles adelantó eldiario.es: a día de hoy los gastos de atención y acompañamiento del padre de Rajoy corren a cargo del erario público y han exigido la realización de contratos específicos para cubrir tales tareas.

El Gobierno ha dado respuestas vagas a las preguntas de esta redacción sobre las dos personas contratadas para encargarse de Rajoy Sobredo. En un email remitido a esta redacción, un portavoz oficial afirma: “Respecto a las 2 personas por las que se interesan, hay que decir que existen alrededor de 30 personas (entre laborales y personal eventual) destinadas al servicio del Palacio de la Moncloa, residencia oficial del presidente del Gobierno, y que desarrollan las tareas que se les encomiendan en el entorno de la familia del Presidente y de la citada residencia oficial”.

Rajoy tendrá que dar explicaciones parlamentarias

El Gobierno tendrá que dar explicaciones en el Parlamento tras la información publicada por eldiario.es. El PSOE quiere saber si el Ejecutivo ha pedido informes a los órganos de control interno de la Administración para asegurarse de que los gastos de dependencia generados por un miembro de la familia del presidente deben ser abonados con fondos públicos. Para ello, la formación liderada por Pedro Sánchez ha presentado una pregunta parlamentaria por escrito dirigida al Gobierno.

Concentración ante sede del PP

Barbacoa de chorizos en las sedes del PP